Infraestructura digital para el desarrollo científico y académico

Cuando hablamos de infraestructura digital, inmediatamente lo debemos asociar al chasis o base digital sobre la cual se transmiten los datos, servicios de telecomunicaciones y aplicaciones que tienen impacto directo en nuestra vida cotidiana. Debemos, por tanto, considerarlo como la disponibilidad para la transmisión de alta capacidad y velocidad (principalmente reflejado en redes de fibra óptica) necesaria para interconectar personas, empresas, gobierno, ciudades y países en el mundo digital.

Es por ello, que la consideración a mejorar esta infraestructura digital habilitante no tan sólo debe estar considerado en mejorar, por ejemplo, la conectividad a internet a nivel de personas, sino que exige tener una mirada mucho más amplia, con definiciones de políticas públicas que busquen la sustentabilidad del desarrollo íntegro de un país de la mano de las nuevas tecnologías.

Es así como durante mi gestión como Subsecretario de Telecomunicaciones impulsamos la generación de un Plan Nacional de Infraestructura de Telecomunicaciones, que fomentara el desarrollo principalmente de fibra óptica (en sus modalidades terrestres y marítimos) que buscara fortalecer el trabajo de despliegue de redes realizado por empresas privadas, pero con una mirada del mundo público, incentivando la generación de nuevas redes interconectadas, financiando proyectos concretos y orientando la conectividad digital hacia nuevos sectores buscando cambiar la matriz productiva del país, pasando de recursos naturales a otros servicios digitales de amplio impacto nacional e internacional.

Una clara manifestación de esta orientación es la disposición de estas redes de fibra óptica para el fomento y desarrollo científico y académico de nuestro país. Y en este sentido, un gran avance es la noticia de la inauguración del primer tramo de la Red Troncal de Fibra Óptica de alta velocidad por parte de la Red Universitaria Nacional, REUNA, y que une por más de 800 kilómetros, desde el cerro Pachón, donde se ubica el Gran Telescopio LSST, la Serena y Santiago, contando como socio tecnológico a empresa Telefónica. La ruta digital fue diseñada como infraestructura para la enorme cantidad de datos que generará e LSST a partir del 2021, y estará disponible para el acceso abierto de astrónomos, científicos, académicos y estudiantes entre Santiago y La Serena.

“Este primer hito es la materialización de un sueño que acuñamos en la década de los 90, trabajando en la construcción de redes para interconectar a centros de investigación y universidades. Esta vez damos un salto en velocidad y tecnología, desplegando una red de vanguardia y con estándares de clase mundial que ha sido catalizada por proyectos de Astronomía, pero que en su antesala se amplía y comparte a los centros de investigación y universidades de la red”, comentó Paola Arellano, Directora Ejecutiva de REUNA.

Video Institucional REUNA
Descripción: Nuestra misión es poner a disposición de la sociedad chilena, una plataforma tecnológica líder en el país, que articule, conecte y comunique a las entidades del sistema de ciencia, cultura y educación nacionales, y las inserte en el concierto global, proporcionando servicios avanzados, innovadores y colaborativos.

Es importante destacar que REUNA es una corporación integrada por universidades, centros de investigación de excelencia y grupos astronómicos internacionales. Es la Red Nacional para Investigación y Educación Chilena (NREN por su sigla en inglés), y actualmente, está conformada por 36 instituciones.

La red de REUNA se extiende a lo largo de 12 regiones, desde Arica a Puerto Montt, y aspira a sumar a todas las regiones del país. Además, se encuentra interconectada a sus pares Internacionales: en América Latina (RedCLARA), América del Norte (Internet2 y Canarie), Europa (GÉANT), Asia (APAN) y Oceanía (AARNET).

Sin embargo, éste es el primer primer tramo de la denominada Red Troncal de Fibra Óptica de alta velocidad de REUNA, Red Nacional de Investigación y Educación chilena. Es así, como lo informan en su sitio web, este año, también se implementará durante el segundo semestre, el tramo Santiago-Concepción-Temuco; posteriormente en 2019-2020, le seguirán los tramos La Serena-Arica, y luego Temuco-Puerto Montt, para finalmente terminar entre 2020 y 2021, con la potencial integración de las Redes de REUNA y la Fibra Óptica Austral, del Gobierno de Chile, para unir a la comunidad científica y docente del extremo sur del país.

Justamente lo relevante es que utilizarán en este ambicioso proyecto de interconexión y desarrollo de investigación y educación chilena, la infraestructura que existirá entre Puerto Montt a Puerto Williams y que corresponde al Proyecto de Fibra Óptica Austral que ya se encuentra licitada y está en etapada de estudios y avances en su construcción, proyecto que forma parte del Plan Nacional de Infraestructura y que logramos conseguir el financiamiento estatal de U$100 millones. Cuando diseñamos esta iniciativa, queríamos unir a Chile por fin con una carretera digital por territorio nacional la zona más extrema del país con el resto de la infraestructura de fibra óptica existente, en este caso, en Puerto Montt, a través de más de 3.000 kilómetros de fibra para dar soporte a todo el tráfico futuro que pudiera transitar en este cable de fibra óptica, reforzando la idea con tener “telecomunicaciones con sentido ciudadano”.

Francamente me pone muy contento que esta gran organización de investigación y educación como es Reuna, utilice la fibra óptica austral, financiada por todos los chilenos, para sus fines que obviamente impactan el desarrollo del país.

Sólo recordar que estuve presente cuando firmaron el acuerdo entre representantes del telescopio LSST, Reuna y Telefónica hace unos años, ahora puedo observar la concresión del primer trazado y espero poder celebrar a la distancia cuando culminen la interconexión de la red nacional, utilizando la Fibra Óptica Austral.

Deja un comentario